La necesidad del descanso para mejorar en nuestro entrenamiento

El descanso forma parte del entrenamiento, ya que permite al cuerpo recuperarse a la vez que ejercita los músculos. Tanto el descanso activo como el pasivo forman parte del entrenamiento. Y es que el descanso ayuda a nuestro cuerpo a recuperar, evitando lesiones y el sobreentrenamiento.

Es fundamental también saber el momento en el que hay que desarrollar descanso activo y cuándo descanso pasivo. Para ello es importante saber distinguirlos:

  • Descanso pasivo. Cesa completamente el entrenamiento. El momento suele ser al final de una temporada una vez que han finalizado las competiciones y has cumplido los objetivos. En ese proceso de regeneración y descanso antes de afrontar la o iniciar la pretemporada es muy importante el control del peso corporal. En esta regeneración (sea un desacanso activo o pasivo) no puede superar el 5% más de ese peso de condición óptima o peso en forma (por ejemplo, un corredor de 65 kilogramos no podría aumentar más de 3,250 kilogramos durante el descanso).
  • Descanso activo. Es aquel en el que se para la actividad del ejercicio habitual, pero se continúa entrenando con otra actividad y con intensidad, frecuencia y esfuerzo menores. El descanso activo complementa el entrenamiento semanal. Se trata de entrenamientos ligeros que permiten dar descanso a las partes del cuerpo que se utilizan para la actividad física principal y, a la vez, mantienen la condición física.

La clave no es entrenar más duro. El descanso bien planteado (y bien realizado) es el secreto para la mejora. Es recomendable una o dos veces a la semana para regenerar nuestro organismo y también para alejarnos de la rutina. No podemos tener a nuestros músculos en constante tensión, que es lo que se obtiene si se entrena sin descanso.

Pero no debemos olvidarnos de dos factores que no debemos descuidar cuando hablamos de descanso: la alimentación y el sueño. Los días de descanso la alimentación debe ser saludable y similar a la de los días de entrenamiento, y debemos respetar las 8 horas de sueño. Comer y dormir bien es primordial para que el descanso sea realmente efectivo.

Deja un comentario